Por Raúl Zibechi (#)

En abril de 2008 habrá elecciones presidenciales. Por primera vez en 60 años el Partido Colorado puede verse desalojado del palacio de gobierno. Comenzaría así la tan ansiada como postergada transición a la democracia en Paraguay.

Los últimos 17 años de democracia, desde el golpe de Estado que en 1989 derrocó al dictador Alfredo Stroessner, no fueron muy diferentes a los 35 años anteriores. El dictador, que gobernaba el país desde 1954, se apoyó en el mismo partido que hasta hoy gobierna el país por medio del clientelismo, la corrupción y una buena dosis de represión. Pero el 29 de marzo de 2006, la historia de este país castigado pareció dar un vuelco: más de 40 mil personas salieron a las calles de la capital, Asunción, para evitar que el presidente Nicanor Duarte Frutos pudiera presentarse a la reelección, que está prohibida en la Constitución. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios